¿QUÉ LAS NIÑAS NO PUEDEN HACER QUÉ?

Como tío orgulloso de tres NIÑAS, que practican karate, se suben y lanzan de árboles y hablan entre 2 y 3 idiomas con menos de 6 años, sé que ellas y otras NIÑAS, NIÑOS y NIÑES de todo el mundo nos muestran que los estereotipos de género no son verdades en piedra y pueden ser perjudiciales.

Los estereotipos de género son opiniones y percepciones en la sociedad sobre cualidades o características que tienen todas las personas que pertenecen a grupos sociales por su edad, genero, orientación sexual, identidad de género, color de piel, raza, nacionalidad, discapacidad, etc.

Consecuencias

Según un equipo de investigación de las universidades de NYU, Illinois y Princenton, los estereotipos de género promueven que a partir de los 6 años, las niñas se sientan ellas mismas y piensen que otras NIÑAS, son menos brillantes que los niños.

Estos estereotipos asocian la capacidad intelectual de alto nivel (brillantez, genio, etc.) con los hombres más que con las mujeres.

Lo que promueve un ambiente que desalienta a las niñas a seguir muchas carreras prestigiosas; es decir, las mujeres están subrepresentadas en campos donde se aprecia la brillantez (como la física y la filosofía).

La investigación muestra que los estereotipos de género en los que todas las personas están inmersas al vivir en sociedades machistas, terminan siendo asumidos y respaldados por niños y niñas de hasta 6 años, asunto que influye en sus intereses.

Específicamente, las niñas de 6 años tienen menos probabilidades que los niños de creer que los miembros de su género son «realmente, realmente inteligentes».

Otro comportamiento observado en el estudio, fue que a los 6 años, las niñas comienzan a evitar las actividades que se dice que son para niños que son «realmente, realmente inteligentes».

Estos hallazgos sugieren que las nociones de brillantez de género se adquieren temprano y tienen un efecto inmediato en los intereses de los niñas y niños.

Hay que tener en cuenta que los estereotipos de género también afectan a los niños de una manera distinta, al exigirles cumplir con unos patrones de masculinidad, muchas veces tóxicos para su salud, la construcción de su personalidad y su libertad.

Las niñas, niñes y niños deberían poder ser lo que quieran ser y hacer lo que quieran solo marcados por los límites de la dignidad y el bien común.

Para lograr lo anterior se requiere una educación integral basada en la igualdad de género, que rompa con esos pensamientos machistas que sustentan la desigualdad de género.

Un mundo donde podamos prosperar sin limitantes de género, esposible con un esfuerzo unido, desde las escuelas, familias, medios de comunicación y toda la sociedad.

Recursos:

Referencias:

Lin Bian, Sarah-Jane Leslie, Andrei Cimpian. Gender stereotypes about intellectual ability emerge early and influence children’s interests. American Association for the Advancement of Science. 2017.

Lee también:

Por: Cristhian Manuel Jiménez

(Visited 81 times, 1 visits today)